Molinos de Viento Cerca de Amsterdam

Cuando hacemos un paseo por Europa, tratamos de incluir varias naciones y ciudades. Quizás, visitar Países Bajos está en nuestro plan e itinerario. Sin embargo, el tiempo que le dedicamos a este lugar es relativamente poco y muchos nos enfocamos en conocer el centro de Amsterdam; que por supuesto, tiene mucho por ofrecer, pero nos quedamos con las ganas de algo más.

Dependiendo de la temporada que viajemos, se complica conocer los campos de tulipanes. Asimismo, si nuestra estadía es de uno o dos días en la ciudad, conocer los famosos molinos de viento, se vuelve tarea difícil.

Por esta razón, Zaanse Schans es una gran oportunidad para visitar los molinos de viento y observar cómo era la vida en la zona en los siglos XVII y XIX, sin tener que alejarte mucho del centro de la ciudad de Amsterdam. Para llegar ahí, desde la Estación Central tienes dos opciones. La primera es por medio del tren. El trayecto dura un poco más de 20 minutos. La estación en la que te tienes que bajar se llama Zaandijk–Zaanse Schan, la cual está a 15 minutos caminado de los molinos. La otra opción, es tomar el bus que te lleva hasta el lugar. Este tiene una duración de 45 minutos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez que llegues a Zaanse Schans, verás una zona que tiene un encanto particular. Posee casitas de madera rodeadas de árboles, puentes pequeños que se alzan para cruzar los canales que rodean las viviendas y por supuesto, los preciosos molinos de viento, que hasta el día de hoy, aún siguen funcionando.

El complejo cuenta con museos, talleres y locales de productos artesanales, tales como quesos y zuecos; además, tiene algunas tiendas de souvenirs. Caminar por el área es gratis, sin embargo, si deseas visitar alguno de los museos, talleres o molinos, tendrás que pagar el acceso a cada uno. Otra opción, es adquirir la Zaanse Schans Card, que te da pase gratuito a algunos de los lugares mencionados, así como también, descuentos en entradas o en compras. El horario es de lunes a domingo de 10:00 a.m. a 5:00 p.m.

Si estás pocos días en Amsterdam y no deseas dejar la ciudad sin conocer un molino de viento. Zaanse Schans es una excelente opción a considerar en tu paso por esta ciudad. Los molinos son un símbolo del país y una de las primeras imágenes que se nos vienen a la cabeza, cuando escuchamos hablar de Holanda. Así que, ningún viaje por este país está completo, sin una visita a los molinos.

Espero que lo disfrutes.

París: Algunos lugares y tips para conocerla en pocos días

 

París siempre será una buena idea…

Si estás pensando visitar la capital francesa y solo tienes pocos días, es necesario que organices bien tu tiempo y los lugares que deseas conocer. Esta ciudad es muy grande y abarcar todo lo que tiene por ofrecer es complicado. Así que prepárate para desgastar las suelas de los zapatos, porque a pesar de que su red de metro es muy buena, en ocasiones se hace imprescindible recorrer sus calles caminando. Te aseguro que verás los mejores escenarios, de esos que lees en libros ambientados a esta ciudad del amor.

Comencemos por algunos consejos importantes a tomar en cuenta una vez que llegues a París.

Algunas maneras para economizar tiempo valioso es que escojas atracciones que estén cerca una de la otra,  así los traslados serán cortos. Además, es importante que compres las entradas por internet con fecha y hora. De lo contrario, vas a pasar mucho tiempo haciendo fila solo para poder comprar el tiquete de entrada. Te iré dejando los links en el post de algunos lugares donde puedes comprar las entradas en línea.

En mi primer viaje a Europa, conocí Paris y como la gran mayoría de las personas que la visitan, los días que le dediqué a esta ciudad fueron pocos.

Te haré una lista de los lugares a los que fui y algunas recomendaciones.

Torre Eiffel: Imprescindible, más si es tu primer visita por Paris. Te recomiendo que compres las entradas con anticipación. Elige bien el horario, mi recomendación es en la mañana, ya que por lo general, hay menos gente. En la Torre Eiffel hay dos restaurantes, en la primer planta el 58 Tour Eiffel y el Jules Verne en la segunda. Si haces alguna reserva en alguno de los dos, podrás entrar a la torre con un paso prioritario sin tener que hacer fila.

Museo del Louvre: Planea tu visita al museo, es grande, grande, grande. Te recomiendo que escojas las obras de arte que te gustaría conocer y ve directamente ahí, ya que se te puede ir todo el día si no organizas bien tu visita por el museo. En la entrada vas a encontrar mapas en diferentes idiomas que te ayudarán a ubicarte dentro del edificio. Toma en cuenta que el museo no abre los martes, tiene un horario de 9:00 p.m. a 6:00 p.m. Los miércoles y viernes tiene un horario nocturno hasta las 9:45 p.m. Compra la entrada por internet y te ahorras la fila. Visítalo en la mañana, en las primera horas, la cantidad de gente es mucho menor.

El Cementerio Père-Lachaise: Es el cementerio más grande de Paris y también el más famoso. Muchas celebridades han sido enterradas aquí. El lugar es bastante grande y en ocasiones te puedes sentir perdido, sin embargo, aunque es un cementerio, da la impresión que estás en un parque por la cantidad de arboles que hay. Asimismo, podrás ver los diseños de muchas lápidas o tumbas que son realmente asombrosos. Visitar el cementerio está abierto al público y es gratis. Te recomiendo que busques una lista de personajes famosos que están enterrados aquí, quizás te gustaría visitar la tumba de alguno. En mi caso, quería conocer la tumba de Jim Morris, el que era cantante de The Doors

Campos Elíseos (les Champs Elysées): Una de las avenidas más importantes y famosas de París. Cuando decidas conocerla, puedes visitar dos lugares emblemáticos de París, ya que los Campos Elíseos se encuentran entre el Arco del Triunfo y la Plaza de la Concordia. En esta zona se encuentra las tiendas más exclusivas y caras. Para navidad, la decoración de la avenida es digna de admirar. Ya solo caminar por los Campos Elíseos hace que te sientas estupendo. Como te comenté anteriormente, puedes visitar el Arco del Triunfo. Puedes subir a la terraza del mismo y obtendrás una impresionante vista panorámica de Paris. Las entradas las puedes comprar en internet.

 

Barrio Montmartre y Basílica Sagrado Corazón: El barrio Montmartre es conocido como el barrio de los Pintores, acá se encuentran muchos restaurantes y cafés a un precio cómodo y sobretodo muy bonitos. Montmartre está en una colina de 130 metros. Para subir tienes dos opciones, una es por medio del funicular, que es como un tranvía que conecta la parte baja de Montemartre con la parte alta, que es ahí donde se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón. La otra opción, es subir las más de 90 gradas, una buena opción si quieres quemar unas cuantas calorías. Una vez arriba puedes entrar a  Sacré Cœur. Vas a tener que hacer una fila para poder hacer el recorrido dentro del templo religioso. El acceso es gratis, sin embargo si quieres subir al la cúpula o visitar la cripta tienes que pagar. La fila de acceso avanza bastante rápido por lo que no te tomará mucho tiempo. Desde este punto, vas a ver vistas panorámicas de París por lo que te recomiendo visitarla en horas del atardecer. Cuando decidas emprender el camino de regreso, baja por otro lugar, así conocerás otros lugares. Te toparás con muchas tiendas de souvenirs; y una vez abajo, puedes aprovechar y visitar el famoso y emblemático Moulin Rouge, que es el cabaret más importante de París, además de que posee espectáculos de fama mundial. Te aconsejo dos cosas, visítalo en horas de la noche, así disfrutaras de su iluminación, y si quieres asistir a su espectáculo, compra la entrada por internet y con tiempo de antelación.

Catedral de Notre Dame: Tal vez la referencia que muchos tenemos de esta catedral es cuando vimos la película el Jorobado de Notre Dame, sin embargo en este emblemático monumento de Paris se han llevado acabo grandes acontecimientos, tales como la coronación de Napoleón Bonaparte y la beatificación de Juana de Arco. Su construcción empezó en 1163 y concluyó en 1345. Es una de las catedrales al estilo gótico más antiguas del mundo y es patrimonio de la humanidad a partir de 1991. Si quieres visitar la catedral, la entrada es gratuita, pero si deseas una de esas fotos teniendo en primer plano una gárgola y en segundo el fondo de parís; tienes que pagar para subir a las torres, así como también si quieres visitar la cripta, que tiene ruinas de las excavaciones arqueológicas que se hicieron de 1965 a 1972. La Catedral es hermosa y monumental, especialmente en detalles. A veces el poder tomarle una foto que abarque el edificio, se hace complicado por la cantidad de gente que te encontraras, principalmente haciendo fila para entrar. Las entradas en línea no están disponibles. Te dejo el link para que puedas ver información acerca de tarifas y dónde comprar.

Otros lugares que podrías visitar, en mi caso no lo hice ya que las ganas sobraran pero el tiempo no, son:

La Saint Chapelle: una capilla al estilo gótico con unos vitrales increíbles.

Las Catacumbas: Debajo del suelo de París hay alrededor de 300 kilómetros de túneles que se utilizaron para almacenar restos humanos. Al día de hoy, solamente hay un tramo de 1,5 kilómetro que está abierto al público.

Opera Palais Garnier: en 1875 se inauguró el Palacio de la Opera Garnier. Fue mandado a construir por Napoleón III. El edificio se destaca por su impresionante interior, el cual podrás admirar si vas a alguna de sus funciones o haces una visita para conocer su interior de 10: 00 am a 5:00 p.m. Dentro del palacio, también hay un restaurante, que funciona todos los días. Las entradas se pueden comprar en línea.

Palacio de Versalles: El Palacio de Versalles fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es uno de los lugares más famosos de París y uno de los palacios más conocidos a nivel mundial. En una visita por el célebre edificio, podrás ver los impresionantes jardines, los cuales duraron 40 años en ser terminados. Así como también, podrás recorrer las instancias del palacio. Si planeas una visita, debes de destinar un día, ya que Versalles, no está en el centro de París, y el recorrido por los jardines y el edificio es bastante extenso. Planea tu visita y compra las entradas en línea.

París tiene muchísimo por ofrecer, planea bien tus días por esta ciudad si quieres sacarle el mayor provecho. Te aseguro que quedarás con ganas de volver, ya que como te dije al principio. París siempre es una buena opción.

Bon Voyage!